¿Qué son las vacunas comunes que salvan vidas?

Las vacunas crean inmunidad contra las enfermedades al estimular el sistema inmunológico natural del cuerpo para identificar, atacar, destruir y recordar un patógeno conocido, por lo que la próxima vez que el virus ingrese al cuerpo se erradica antes de que se produzca un daño celular. La mayoría de las inmunizaciones se presentan en forma de inyección, pero algunas pueden administrarse por vía oral o mediante un aerosol nasal.

¿Las vacunas so 100% seguras?

Si bien la mayoría de los expertos en salud creen que las vacunas son 100% seguras, hay algunas facciones que creen que las vacunas enferman innecesariamente a las personas o ponen en riesgo a las personas.

La salud infantil depende del uso de vacunas para proteger los sistemas inmunitarios débiles de los bebés. Al nacer, a los bebés se les administra su primera vacuna contra la hepatitis B. Recibirán dos más a los dos meses y nuevamente, entre los seis y los dieciocho meses de edad.

Salud del bebé e inmunizaciones

A los dos meses, el bebé también recibirá inmunización contra: Rotavirus (Rota), Influenza (HIB), Pneumoccocal (PCV), Virus de Polio Inactivado (ICV) y Difteria / Tétanos / Pertussis (DTaP). Todas estas inyecciones, excepto HepB, deben administrarse nuevamente a los cuatro y seis meses.

Vacunas anuales

Un cuarto DTaP, HIB, PCV e ICV también deben administrarse de doce a dieciocho meses. Los niños pueden recibir vacunas anuales contra la gripe a partir de los seis meses y al año. Los bebés recibirán inmunización contra el sarampión, las paperas, la rubéola, la varicela y sus primeras dosis (de dos) contra la hepatitis A.

Existen diferentes tipos de vacunaciones: inyectables, en spray oral o nasal. Por ejemplo, la vacuna inyectada contra la polio es un virus muerto, mientras que las vacunas orales contra la polio son virus vivos y debilitados. Las vacunas contra el sarampión y las enfermedades relacionadas con la salud infantil, como las paperas, la varicela y la rubéola, son virus vivos atenuados. Las vacunas para la difteria y el tétanos están compuestas de toxinas inactivadas y la vacuna contra la influenza está hecha de la cubierta proteica del virus disuelta en un líquido.

En la mayoría de los casos, se administran inyecciones, pero la inmunización oral está disponible para la fiebre tifoidea, la polio, el cólera y el rotavirus. También hay una vacuna en aerosol nasal para la influenza.

OMS

La Organización Mundial de la Salud ha estado trabajando para lograr la cobertura de inmunización global desde 1974. Desde 1983 hasta 2003, la cobertura contra la difteria-tétanos-tos ferina aumentó del 20% al 78% en todo el mundo. Sin embargo, 9.9 millones de niños pobres que viven en zonas remotas del sur de Asia y 9.6 millones de niños que viven en el África subsahariana necesitan vacunas.

Se estima que 2.1 millones de personas mueren en el mundo por enfermedades prevenibles, incluyendo 1.4 millones de niños menores de cinco años. Los expertos en salud de la OMS dicen que la mayoría de las muertes infantiles (500,000) son de sarampión, con 400,000 muertes adicionales por Hib, 300,000 muertes por Pertussis y 180,000 muertes por tétanos neonatal. Si bien ha habido muchos logros sorprendentes y avances científicos, todavía hay un largo camino por recorrer para obtener una cobertura rentable para todos.